Trastornos Alimentarios

Anorexia Nerviosa, Bulimia y TANE

En la actualidad se debe comparar la eficacia de dos modalidades de atención que se ofrecen en nuestro medio.

1. Hospital de día, que implica Hospitalización Parcial, con régimen de internación diurna y actividades terapéuticas mayormente grupales bajo techo sanitario que genera un ambiente protegido para el paciente que no logre una integración social eficaz.
En general, es útil como recurso terapéutico cuando existe patología psiquiátrica importante sobreagregada como trastornos graves de personalidad, trastorno obsesivo compulsivo, psicosis, trastorno bipolar y otros.
Estos tratamientos se basan fundamentalmente en la dinámica grupal con un enfoque individual mínimo.
No es efectivo en el restablecimiento definitivo de trastornos alimentarios sin otra patología psiquiátrica relevante sobreagregada.

2. En la experiencia de más de siete años de nuestros equipos interdisciplinarios, en trastornos alimentarios nítidos, funciona mucho mejor un tratamiento Integral de Alta Frecuencia (TIAF) de consultas individuales y grupales que es personalizado, transdisciplinario e intensivo, con la máxima conservación posible de las actividades regulares (académicas y laborales) del paciente, con excepción al principio de la actividad física, lo cual se debe valorar en cada caso, debido a que implica riesgos de complicaciones clínicas sobreagregadas. La terapia grupal parece ser útil mayormente, sólo por un período inicial de 6 a 12 semanas.
El tratamiento es complementado por otras actividades grupales como talleres de entrenamiento en habilidades sociales, educación nutricional y para la salud, encuentro de familias, grupo de almuerzo o merienda y actividad física en los casos que está indicado.

Pero el sustento básico del tratamiento para lograr el restablecimiento del paciente es el abordaje individual desde cada disciplina, por el equipo tratante (clínica médica, nutrición, psiquiatría, psicologia, familia) que incide en forma contundente en la modificación del comportamiento, la reestructuración cognitiva, la estabilización anímica intra e interpersonal y la reconstrucción de su vida social para el desarrollo de suficiente confianza en uno mismo.
La actividad de comer con acompañamiento terapéutico, que puede ser individual o grupal, comienza en la dependencia sanitaria pero a corto plazo es llevada al medio social que es en donde el paciente debe comer habitualmente para poder restablecerse. La dieta debe ser especializada para cada paciente y no mejora el cuadro imponer un menú general en común al principio. De a poco, los pacientes con apoyo terapéutico irán adaptándose a corto plazo a un menú general de almuerzo.

Si bien es cierto que institucionalmente es más cómodo denominar al dispositivo como hospital de día por un tema de nomenclador, concebir el tratamiento de esta forma implica el riesgo de reforzamiento del paciente en un lugar patológico iatrogénico.

La modalidad más exitosa de tratamiento es aquella que implica una admisión cuidadosa de los casos que no tienen patología psiquiátrica grave sobreagregada y la articulación de un Tratamiento Personalizado Intensivo individual y grupal que si bien tiene un costo más elevado, permitirá que el paciente tenga una evolución temprana a un tratamiento ambulatorio de mantenimiento habitual con consultas clinicas y/o psiquiátricas mensuales indicación de un esquema medicamentoso específico y psicoterapia de frecuencia semanal.


Anorexia y bulimia